Skip to content Skip to navigation

Gobernador Rosselló Nevares presenta nuevo Plan Fiscal ante la Junta de Supervisión Fiscal

Gobernador Rosselló Nevares presenta nuevo Plan Fiscal ante la Junta de Supervisión Fiscal

(24 de enero de 2018 – La Fortaleza, San Juan) El gobernador Ricardo Rosselló Nevares presentó hoy ante la Junta de Supervisión Fiscal el borrador del nuevo Plan Fiscal del Gobierno central, que ajusta los gastos sin despedir a empleados públicos y sin afectar a los más vulnerables.

El borrador del nuevo Plan Fiscal tampoco contiene impuestos nuevos y está enfocado en eficiencias y responsabilidad fiscal.

“De cara a una nueva realidad, hoy presentamos un Plan Fiscal a cinco años mientras garantizamos las pensiones de los retirados y el acceso a la salud. Además, ajustamos los gastos del Gobierno por $1,500 millones para asumir las obligaciones de nuestros pensionados y procuramos no afectar los empleos de los servidores públicos", expresó el primer ejecutivo.

El nuevo Plan Fiscal destaca cómo se reduce en cinco años el déficit estructural anual del Gobierno central de $1,601 millones en el año fiscal 2019 a $27 en el año fiscal 2022.

También, el Plan Fiscal presentado reconoce el impacto que los huracanes Irma y María tuvieron en la Isla. Por tanto, proyecta un impacto significativo en el producto nacional bruto (PNB) y en el decrecimiento poblacional, entre otros factores.

Para el 2018, se proyecta una reducción en el PNB a -11.2% y se espera que el mismo termine en 1.5% para el 2022.

En cuanto a la reducción poblacional, se estima una reducción de 7.7% en el 2018 y que el mismo se estabilice a un promedio de 3% durante los próximos cuatro años. No obstante, el primer ejecutivo indicó que el decrecimiento poblacional se ha estado experimentando desde hace más de una década.

Por otra parte, el Plan Fiscal presentado cuenta con ahorros acumulados de $3,001 millones al Gobierno central para el año fiscal 2022.

Para lograr estos ahorros, el modelo de Nuevo Gobierno logrará eficiencias de $1,243 millones.

Esto se conseguirá con ahorros de $303 millones en el Departamento de Educación, $130 millones en el Departamento de Corrección y $86 millones en el Departamento de Salud.

De igual forma, mediante la transformación, consolidación y centralización de 118 a alrededor de 35 agencias, se logrará un ahorro aproximado de $554 millones. Se estima que la congelación de plazas y eficiencias en costos operacionales economizarán $191 millones.

En cuanto a los municipios, el nuevo Plan Fiscal posterga la eliminación del subsidio de $350 millones —anunciado en la primera versión— hasta el 2022.

El subsidio se aumentará y amortiguará hasta el año fiscal 2022 en lugar de eliminarlo en el año fiscal 2019. Esto se hace al reconocer las eficiencias en la regionalización y autonomía de los municipios para reducir costos y ofrecer mejores servicios.

Para el 2018 recibirán $220 millones en lugar de $175, como suponía el plan fiscal certificado en marzo 2017. Para el 2019 recibirán $165 millones en lugar de no recibir subsidio. Para el 2020 recibirán $110 millones y para el 2021, $55 millones. El subsidio se eliminará en el 2022, en lugar del 2019.

El Plan Fiscal considera la inyección de cerca de $35,000 millones en ayudas federales de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (FEMA, por sus siglas en inglés) en los próximos años, cifra que excluye los Community Disaster Loans (CDL) y fondos adicionales bajo el programa de Medicaid.

El Plan Fiscal también incluye un nuevo modelo para el plan de salud con ahorros de $795 millones para el 2022. Este modelo promoverá la competencia entre proveedores, no conlleva sacar pacientes del plan de salud del Gobierno y tendrá tarifas uniformes, lo que otorgará el derecho de elección en el paciente.

La nueva Reforma Contributiva —que se espera tenga un impacto positivo en la ciudadanía— incentivará el trabajo y logrará crecimiento económico. Habrá una reducción de contribuciones a individuos y corporaciones, para que llegue a menos de 30% en la mayor escala y se reduzca en todas las escalas.

Hoy día la mayor escala está en 33% al individuo y 39% a las corporaciones. Esto equivaldrá a cerca de $500 millones devueltos al contribuyente cada año.

También se reducirá el Business to Business (B2B) de 4% a 2% en el 2019 y a 0% en el 2020. Igualmente, se reducirá el Impuesto sobre Ventas y Uso (IVU) para la comida preparada a 7% y se mantendrá el ingreso de los municipios.

Las medidas de crecimiento permitirán mayor competitividad para atraer inversión y empleos.

Estas medidas incluyen la reforma laboral, contributiva, energética y de permisos; el Código de Incentivos, Enterprise PR y la Organización de Mercadeo de Destino (DMO, por sus siglas en inglés); la Reforma de Transparencia para incentivar la inversión; los incentivos al trabajo de la Reforma Contributiva; así como las Alianzas Público Privadas y otros proyectos críticos.

Por otra parte, habrá eficiencias en el cobro de impuestos y las tarifas existentes, lo que significará un ahorro de $415 millones para el 2022. Se implementarán plataformas de tecnología, cuyas eficiencias aumentarán el cobro de impuestos que se evaden y no entran a las arcas del Gobierno.

Además, se llevará a cabo una reforma de compra en el Gobierno, mediante la centralización de los procesos. Esto logrará obtener economías de escalas y permitirá llevar a cabo un proceso más eficiente y transparente. Esta reforma equivale un ahorro de $43 millones para el 2022.

Asimismo, a partir del 2022 no se añadirán recortes adicionales al subsidio de la Universidad de Puerto Rico (UPR) y para ese año recibirán $410 millones.

La transformación de la UPR estará enfocada en obtener nuevos ingresos, en la modernización de los planteles y en el desarrollo de sus programas académicos, para que la universidad eleve su competitividad y sistema educativo.

El gobernador indicó, por otro lado, que la lucha por la igualdad bajo la estadidad continuará en marcha para el desarrollo económico a largo plazo.

Un ejemplo que presentó el primer ejecutivo fue que el apoyo federal en fondos federales —como en la rama de Salud y en la asignación de fondos de emergencia por el paso del huracán María­— sería mayor con la estadidad.

“El estado de Oregón y Puerto Rico tienen la misma población; no obstante, Oregón recibe $29 mil millones en ayudas federales, mientras que la Isla solo recibe $19 mil millones. El 45% de la población de Puerto Rico vive bajo los niveles de pobreza, mientras que en los estados solo el 13% vive bajo los niveles de pobreza. La inequidad en beneficios es evidente”, destacó el primer ejecutivo.

Rosselló Nevares expresó, además, que “la tasa de desempleo en Puerto Rico es de más de 11%, mientras que en los estados promedia un 4%. La migración de la Isla para los Estados Unidos continentales es para vivir donde hay mejores oportunidades. Debemos trabajar como Gobierno para evitar que siga ocurriendo y en eso estamos enfocados”.



Portal sometido ante la CEE el 28 de diciembre de 2015: Solicitud CEE-SA-16-2859